Proverbios Venezolanos II

 “Te quejas màs que camión de cochinos”. Alguien que se queja mucho.

 “Por si las moscas”. En caso de que se presente alguna eventualidad. Por si acaso.

“Mejor prevenir que lamentar”. Tomar previsiones.

“Vaya a lavarse ese paltó!” o “Lo mandaron a freir monos”. No te metas, no seas metido, no seas salido, aquí nadie te ha llamado, también es una expresión que se usa cuando se quiere insultar a alguien sugiriendo que lo deje en paz a uno y que se retire a hacer algo diferente.

“Màs prendido que arbolito de Navidad”. Grave estado de ebriedad.

“No como quien va sino como quien viene” . Para explicar el sentido hacia donde se dirigen.

Deja un comentario

Archivado bajo Cosas de Venezolanos

Proverbios Venezolanos I

 

“Se sufre pero se goza”. Referido al optimismo que siempre embarga al venezolano a pesar de las circunstancias adversas.

“(Eso queda por) donde Cristo dejó las cholas” o “en el culo del mundo” o “donde el viento se devuelve”. Cuando se visita o se va a un lugar que queda retirado de una zona urbana.

“Donde manda capitàn no manda marinero”. Es una expresión utilizada para referirse a quién da las órdenes, muy utilizada con cierto sarcasmo.

“Lo que no mata, engorda”. Se dice al comer un alimento de mal aspecto, de dudosa procedencia, o que suponemos contaminado (por caerse al suelo), justificando de esta manera la glotonería más que la necesidad. También con los niños, que se llevan a la boca cualquier porquería que cae dentro de su alcance.

“Y tù cómo sabes que la Guaira es lejos?” . Cuando alguien ha hecho un comentario algo comprometedor.

“Cuidate/librate del agua mansa que de la brava me cuido/libro yo”. Se refiere a la cautela que se tiene de las personas malintencionadas que no aparentan serlo.

“Borracho no come dulce”. Creencia de que, si mezclas alcohol y azucar, el resultado es peligroso, te pones borracho mas rapido.

“Cada loco con su tema”. Cada quien ve las cosas a su manera.

“Sabes mas que sancocho de pescado”. Se usa cuando una persona tiene un conocimiento preciso de lo que se está conversando. Se utiliza el término Saber en dos definiciones: tener conocimiento o información de una cosa y tener sabor.

Deja un comentario

Archivado bajo Cosas de Venezolanos

Español Venezolano I

El español venezolano es la variedad del idioma español utilizado en Venezuela. El idioma español llegó a Venezuela con la conquista española llevada a cabo desde los primeros años del siglo XVI. La mayoría de los españoles eran originarios de las regiones de Andalucía y de Extremadura trayendo consigo ese acento y modalidad. Otro grupo llegó de las Islas Canarias, muy alejada de la Península Ibérica, y por lo tanto se caracterizaba por importantes diferencias dialectales. El habla de estas regiones son la base del español hablado en Venezuela.

Características particulares del Español en Venezuela conocidas como venezolanismos.  Sin ser similar guarda una estrecha similitud con el Dialecto andaluz:

  • Se aspira la /s/ final de las sílaba y, usualmente se cambia por una /h/ si la siguiente palabra empieza en consonante: adiós es adioj  casas  en  casaj .
  • Se suele perder la d intervocálica: melao  en vez de  melado,  pelao  en vez de “pelado”,   pescao  en vez de  pescado.  Esta característica se acentúa en los hablantes de la zona de los Llanos.
  • En algunos casos del habla diaria en lugar de la preposición para se dice pa’ por ejemplo:  Vamos pa’ casa de Manuel para decir: Vamos para la casa de Manuel. Incluso, muchas veces se dice Vamos pa’que Manuel (mayormente en los pueblos y caseríos, aun cuando se extiende a las ciudades).
  •  Un ejemplo común sería el de de, omitiendo la d. Vamos pa’ casa ‘e Manuel.
  • Lo anteriormente descrito denota que en Venezuela en algunos casos se suele acortar el lenguaje hablado, utilizando apócopes con mucha frecuencia. De esta manera existen varios ejemplos: fresco por refresco, profe por profesor o profesora, compu  por computadora, etc.
  • Un uso que comparten los venezolanos con los colombianos, dominicanos, cubanos y costarricenses es el uso del diminutivo terminado en -ico o -ica, pero sólo se usa con raíces terminadas en -t: ratico, momentico, gatico.
  • Es común el tuteo en el hablar diario, y el uso del usted se limita a situaciones de mayor formalidad o al dirigirse a personas de mayor edad.  El uso del usted para el habla informal está limitado a la región de los Andes por la cercanía con Colombia; el voseo está generalizado en los estados Zulia y Falcón, y también se comparte con el vecino departamento colombiano de La Guajira.
  • A pesar de ser un país ubicado en Suramérica, el español venezolano comparte muchas características con las otras variantes del Caribe. Palabras como coño y fino entre otras, son compartidas con otras variantes caribeñas.

Deja un comentario

Archivado bajo Cosas de Venezolanos

Así somos los Venezolanos

No hay nadie que no conozca a un venezolano o, por lo menos, que conozca a alguien que conoce a un venezolano.

De todas maneras, si se le preguntara a un sabio: ¿Qué o quién es un venezolano?
Su respuesta sería la siguiente:
¡Ah, los venezolanos… qué difícil pregunta!

Los venezolanos están entre ustedes pero no son de ustedes.
Los venezolanos beben en la misma copa la alegría y la amargura.
Hacen música de su llanto y se ríen de la música.
Los venezolanos toman en serio los chistes y hacen chistes de lo serio.
No creen en nadie y creen en todo.
¡No se les ocurra discutir con ellos jamás! Los venezolanos nacen con sabiduría. Cada uno de ellos lleva en sí la chispa de genios, y los genios no se llevan bien entre sí; de ahí que reunir a los venezolanos es fácil, pero unirlos es casi imposible.
No necesitan viajar, ¡todo lo han visto!
Los venezolanos son algo así como el pueblo escogido por ellos mismos.
Los venezolanos se caracterizan individualmente por su simpatía e inteligencia y, en grupos, por su gritería y apasionamiento.
Cada uno de ellos lleva en sí la chispa de genios, y los genios no se llevan bien entre sí; de ahí que reunir a los venezolanos es fácil, pero unirlos es casi imposible.
No se les hable de lógica, pues eso implica razonamiento y mesura y los venezolanos son exagerados. Por ejemplo, si te invitan a un restaurante a comer, no te invitaron al mejor restaurante del pueblo, sino al mejor restaurante del mundo.
Cuando discuten, no dicen: “No estoy de acuerdo contigo” sino “¡Estás completamente equivocado!”
Tienen tendencias antropofágicas; así entonces “¡Se la comió!” es una expresión de admiración y “Comerse un cable” es señal de una situación crítica.
Llamarle a alguien “pajúo” es un insulto lacerante.
Si te aqueja alguna situación de salud, te advierten: “¡Vale, debiste hablar conmigo para llevarte donde un pana mío médico!”Los venezolanos ofrecen soluciones antes de saber el problema. Para ellos nunca hay problema.
No entienden por qué los demás no les entienden cuando sus ideas son tan sencillas, y no acaban de entender por qué la gente no quiere aprender a hablar español como ellos.

¡Ah, los venezolanos…! No podemos vivir mucho con ellos, pero es imposible vivir sin ellos.
(Autor LUIS H. CASTELLANOS). Caracas- Venezuela

Deja un comentario

Archivado bajo Cosas de Venezolanos

¿Leyenda Urbana o Historia?

Pedro Camejo

El sentir popular le ha dado un valor especial a este personaje. Algunos le atribuyen poderes sobrenaturales y por eso su imagen está presente en las perfumerías esotéricas. Se ha llegado a decir que los creyentes de María Lionza dieron origen a un sincretismo religioso en torno al Negro Primero y al Negro Felipe, para finalmente convertirlo en uno solo y obtener de él favores divinos.
De lo que se conoce con exactitud de Pedro Camejo es la fecha en que murió. Cuándo nació nadie se ha pronunciado. Se sabe que murió en 1821, en la batalla de Carabobo. Era un hombre de origen humilde, sin ninguna cultura. En 1816 sentó plaza como soldado con Páez, con quien hizo  las campañas de los Llanos hasta Carabobo. Por su casta y valor, se le apodó Negro Primero.
Fue temerario y de gran lealtad a su jefe, José Antonio Páez. Combatió en la batalla de Carabobo el 24 de junio de 1821. En medio de la batalla, la muerte lo sorprendió en los primeros intercambios; con su cabalgadura a paso lento, se dirigió a su jefe, quien, al verlo, le gritó: “¿Tienes miedo?”. El Negro Primero, desgarrándose su guerrera, le mostró dos heridas sangrantes y le respondió su célebre frase: “…Vengo a decirle adiós porque estoy muerto, mi General”. A su muerte, fue ascendido a teniente de caballería.

  • Al cementerio más cercano

Rubén Racamonde, cronista sentimental de Tocuyito, escribe acerca del Negro Primero en su obra Tocuyito …Historia, Leyenda y Tradición: “el héroe de tantas batallas, el hombre que lanza en mano tasajeó a más de un español, el intrépido bólido cortante que se abría camino entre fuego y filo, no duraría mucho en pie durante aquel magno enfrentamiento. El General José Antonio Páez, su Comandante, el mismo Centauro de los Llanos, fue sorprendido y por momentos se confundió ante el hallazgo de aquel emblema de valentía y arrojo, ya casi sin aliento y con el pecho destrozado apenas comenzando la batalla”.

Según narra este historiador, tras la muerte de Pedro Camejo, que estaba junto a los cientos de fallecidos en el campo de batalla, Páez ordenó “enterrar sus restos en el camposanto más cercano”, lugar que, de acuerdo con el criterio de Racamonde, correspondía precisamente a Tocuyito, adonde fueron llevados los restos de otros oficiales caídos en ese escenario de lucha.

Iglesia San Pablo Ermitaño.

Racamonde explica que, en esa época, los cementerios, tierras sagradas o camposantos eran construidos detrás de las iglesias y el de Tocuyito, en tiempo coincidente con la batalla de 1821, “presentaba daños en su cercado, lo que permitía que ciertos animales causaran destrozos y algunas situaciones no deseables, por lo que al mayordomo de la iglesia encargado de estos quehaceres, fue autorizado, durante un tiempo, a enterrar dentro de ella a los fallecidos”.

Agrega el cronista que “una vez concluida la confrontación, recogidos los pertrechos y contabilizadas las bajas de lado y lado, fue en Tocuyito, el pueblo más cercano al campo de batalla, en su cementerio, dentro de su Iglesia San Pablo Ermitaño, adonde correspondió traer y enterrar los cadáveres de aquellos héroes”.
-Recordamos haber escuchado acerca de una testigo y del lugar en que estaba ubicada la tumba dentro de la iglesia. Era una señora que claramente observaba frente a su reclinatorio, ubicado en la nave derecha, una placa con el nombre de Pedro Camejo. En ese tiempo su historia era tan reciente como desconocida para el común de las personas del pueblo, por lo que entre tantas lápidas, esta visualización no generaba interés especial ni relación con el Negro Primero, señala Racamonde.
De acuerdo con las afirmaciones de este autor, el cementerio desapareció bajo la sombra de frondosos árboles y otras construcciones en el patio parroquial. Presume que los cambios del piso interior fueron realizados seguramente por una mano de obra primitiva, tosca, desentendida y sin ninguna información o preparación para conservar reliquias. Dice que esos trabajos hicieron perder la huella de lo poco que quedaba del negro.
Los historiadores tienen posiciones encontradas al respecto. Racamonde señala que la respuesta a esta polémica puede estar bajo ese piso, que una vez fue de piedra y ladrillo, luego de cimiento romano y más recientemente de granito. El cronista sentimental Tocuyito considera probable que, debido al tiempo transcurrido, la falta de identificación actual del sitio exacto donde fue enterrado o la ausencia de interés para trasladarlos al Panteón Nacional, los restos del “prócer llanero” continúen para siempre en el camposanto más cercano al lugar sonde se realizó la batalla de Carabobo.

Deja un comentario

Archivado bajo Historia

Un poco de Historia II. Autonomía

Tocuyito, está a 451 metros sobre el nivel del mar. Allí se fué formando un caserío que el obispo José Manuel Martí elevó a parroquia bajo el patrocinio de Nuestra Señora de los Dolores y San Pablo Ermitaño, el 16 de mayo de 1782.

En 1944, Tocuyito tiene una transformación significativa cuando el gobierno presidido por Isaías Medina Angarita en el país dona mil 750 hectáreas para los ejidos del municipio, lo que permitió un crecimiento abrupto de la zona.
También mejora el estatus político de Tocuyito, que es elevado a parroquia urbana de la capital carabobeña en 1964 por decisión de la Asamblea Legislativa (hoy Consejo Legislativo) del estado Carabobo y el Concejo Municipal de Valencia.

El Municipio Libertador, conformado por las parroquias Tocuyito e Independencia, recibió su autonomía el 16 de Enero de 1994,   cuando la Asamblea Legislativa del Estado Carabobo, aprueba la Ley de Reforma a la Ley de División Político Territorial del Estado Carabobo, con la cual crea el municipio autónomo Libertador. De este modo, Tocuyito dejaba de ser un apéndice de Valencia y le permitió tener su propia alcaldía, concejo municipal y otras instituciones de poder más cerca de las comunidades.

 

Deja un comentario

Archivado bajo Historia

Un poco de Historia I. Historia de Tocuyito

El nombre de Tocuyito comienza a ser referido en la historia desde el año 1547, cuando los españoles, que orientaron su conquista especialmente hacia la Costa Montaña y habían fundado dos años antes la ciudad de El Tocuyo, sintieron la necesidad de encontrar una salida que les facilitara el imprescindible transporte marítimo.
Es así como dentro de la llamada Conquista del Centro, nos encontramos con Don Juan de Villegas, quien, para evitar los peligros de las fieras, los animales ponzoñosos y la incomodidad de los fangales, recorría las alturas del Cerro Aguacatal, el cual brindaba a su observación una amplia panorámica y mejor captación de distancias. Desde allí cree divisar las aguas del Mar Caribe, bajan entonces de Aguacatal Villegas y sus hombres no sin antes anotar que el pedazo de tierra que dejaban tras sus pasos, tenía características similares a la ciudad de El Tocuyo.
Días mas tarde, el 24 de Diciembre de 1547, llegan a la Gran Laguna de Tacarigua, para darse ceunta que sus orillas no eran una costa marina y convencen a los indígenas para que los guíen hasta el mar. En Febrero de 1548 se inicia la población de Borburata, emigrando posteriormente a la fundada ciudad de Valencia que contaba hacia el sur con las mejore tierras planas, irrigadas por siete ríos, decenas de quebradas y hasta algunas colinas ideales para la cría de ganado, es decir: Tocuyito. De esta manera los españoles encuentran hacia esta parte los terrenos propicios para establecer sus casas y haciendas.

Deja un comentario

Archivado bajo Historia